Por qué decimos “umm” o “emm”

Como en cualquier cultura, existen ciertas pautas que seguimos para regular el turno al hablar.

Para los occidentales, elevar el tono de voz para imponerse se consideran cada vez más agresivoy de mala educación. Poco a poco, se van sustituyendo por señales que implican que estamos pensando y que, por tanto, vamos a decir algo.

Tanto “umm” como “emm” son sonidos que emite una boca cerrada a punto de abrirse para hablar: de ahí que se interpreten como señales de petición de palabra. Otros científicos añaden que la e es la vocal más habitual en numerosos idiomas, o que la u y la e aparecen en no pocos principios de palabra.

Adrán Benito

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: