Teletransporte

El término teletransporte o teleportación ha sido muy usado en el mundo de la ciencia ficción, pero ha llegado el momento de saber la realidad o por lo menos parte de la realidad que nos quiran mostrar. La teleportación es el proceso de movimiento de las partículas de cuerpos de un punto a otro a velocidad luz, falso. No podemos desintegrar materia y crearla de nuevo en otro punto del planeta. Pero sin embargo si podemos “mover” la energía cuántica de los átomos que forman nuestro cuerpo.

Cuando los científicos hablan de “teletransportación”, se refieren a la transferencia de estados cuánticos, que son propiedades físicas como la energía, el movimiento y el campo magnético del átomo. Esto es las características energéticas y cualidades que tienen todos los átomos que forman el mundo que conocemos. Cada átomo, cada partícula tiene aspectos propios y únicos, pero recientes estudios y experimentos demuestran que es posible a un nivel muy bajo, por el momento.

En 2002, científicos de la Universidad Nacional de Australia consiguieron desintegrar un rayo láser y hacerlo aparecer, casi instantáneamente, un metro más lejos. Fue el primer transporte masivo de partículas.

Posteriormente otro proyecto consiguió teleportar dos fotones enlazados cuánticamente por debajo del Danubio unos 600 metros.

Y más tarde en 2007 se consiguió el mismo efecto entre Palma y Tenerife, demostrando que los enlaces se mantienen a pesar de la distancia de 144 kilómetros.

A diferencia de lo que muchos piensan ésto no desarrollara la capacidad de estar en varios puntos al mismo tiempo ni nos permitirá levantarnos más tarde para ir al instituto, pero numerosas aplicaciones en los campos de la comunicación saldrían como grandes favorecidos pudiendo por ejemplo transmitir bits o qubits (bits del futuro) a la velocidad de la luz de forma segura.

El teletransporte de personas es actualmente y por muchos años algo improbable, pues estamos compuestos por trillones de átomos con estados cuánticos distintos y la capacidad para analizar toda la información y procesarla es totalmente nula.


Existe una leyenda que dice que en los astilleros navales estadounidenses se aprovó un proyecto llamado “Filadelfia” durante la Segunda Guerra Mundial y que supuestamente utilizaba un campo disruptor que alteraba la luz o la curvaba, haciendo los cuerpos dentro del campo invisibles.

Al desviar la luz alrededor del campo, la luz proveniente del exterior tomaba otra dirección aleatoria e impedia que los fotones regresaran al receptor (el ojo humano por ejemplo) haciendo que el objeto visualmente no existiera.

Se dice que muchos hombres enfermaron y otros no se sabe de ellos ( quiza murieran desintegrados o fusionados con el metal de los submarinos debido a algun fallo) y por eso se canceló el proyecto…o quizá no.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: