La Justicia Es Aburrida

Un hombre de 25 años abandonó su puesto como jurado en la Corte de Hillsboro porque “no podía soportar más el aburrimiento”.

 Grant Faber, de Hillsboro, en Estados Unidos, no soportó más el soporífero desarrollo del juicio en el que era jurado. Así que simplemente se fue. Al juez no le pareció muy bien porque ordenó su detención.

La policía encontró a Faber cerca de su casa y le preguntó qué le había sucedido. Con un tacto y un sentido de la oportunidad muy refinado el desertor contestó que el juicio era “extremadamente aburrido”. Los oficiales entonces arrestaron a Faber por desacato.

El juez se negó a hacer comentarios acerca de Faber pero explicó que “el deber de jurado es una parte crucial de un juicio justo e imparcial”.

 

 

 

Ana Mª Usán

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: