Una anciana lesionada… valiente

Gwyneth Davies, de 86 años y residente en Reino Unido, parecía la víctima perfecta: vivía sola, era viuda y tenía que ayudarse de muletas para caminar. Sería un golpe fácil. Eso pensaba un ladrón de 26 años cuyo nombre desconoce la policía. Sin embargo, no le salió el asunto como el pensaba.

El ladrón se encontraba en la cocina, buscando cosas de valor cuando sintió en la espalda una serie de golpes.Y es que Davies, silenciosamente, se había acercado al ladrón por detrás y había descargado toda su furia en él con la muleta que usaba para andar.

Después llamó a la policía. Uno de los agentes que llegó a la casa declaró que “el sujeto estaba doblado sobre la encimera con la cabeza entre las manos. No sabía qué le había golpeado”. Los policías se llevaron al ladrón aturdido y avergonzado.

Adrián B.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: