El robopez velará por la calidad de nuestras aguas

El departamento de Robótica de la Universidad de Essex ha logrado desarrollar un pez robot que comprobará la calidad del agua, diseñado para moverse como un pez de verdad manipulado por control remoto, mientras controla niveles de oxígeno, vertidos o contaminantes y tóxicos.

La Unión Europea ya ha apoyado esta medida con 2,75 millones de euros

Este pez, envía los datos ascendiendo a la superficie y activando una señal de radio, con estos datos es posible crear un mapa tridimensional del entorno, mide 1,5 metros y se mueve, como máximo a una velocidad de 1 metro por segundo.

Los prototipos construidos se mueven entre la superficie y los dos metros de profundidad, donde se encuentra una gran mayoría de los contaminantes. Aunque ya está previsto otro diseño, con forma de delfín para bajar a mayores profundidades.

Una curiosidad de este magnífico invento es que cuando comienza a bajar su batería, de unas 8 horas de autonomía, el robopez navega a un punto base donde recargarse automáticamente, los usuarios son los que controlan la distancia máxima que puede alejarse y las cámaras integradas en los ojos le permiten esquivar los obstáculos que puede encontrarse.

En la actualidad esta genialidad cuesta 2,5 millones de euros pero se calcula que en un futuro la unidad serán tan solo 20.000 euros.

Como prueba piloto en breve este pez patrullará las aguas de baño y pesca en la Bahía de San Lorenzo en Gijón.

Esperemos que la prueba salga bien y que este robopez esté seguido de muchas más aplicaciones de la tecnología a la ecología.

 

María Pilar Pérez

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: